miércoles, 31 de octubre de 2007

Una serie muy rarita


Paca y Juana es una serie publicada en el "Diari de Menorca" en 2002. He decidido recuperarla sencillamente porque me lo pasé muy bien haciéndola y quién sabe, a lo mejor me animo y hago una "segunda temporada"...


PACA Y JUANA ASOCIADAS

(PRÓLOGO)

Paca y Juana, Juana y Paca, dos perfiles peculiares de mujer para un curioso gabinete de “Detectives de lo nuestro”. Ésta es la historia de dos mujeres que en su declive laboral deciden reciclarse y montar esta sociedad limitada (como que sólo son dos...).
Paca tiene 62 años y trabaja en una tienda de abarcas sin tira posterior, o sea, unas sandalias típicas de la isla de menorca... y ella cree que son más “fashion” así. Casada y con tres hijos, cuatro nietas y un pekinés llamado Camilo Sesto, Paca devora libros de Agatha Christie, Corín Tellado y la revista Pronto. A un año de jubilarse sueña con poder montar su propia cadena de abarcas sin tira o un videoclub. Por otra parte, su mayor inquietud ha sido y será siempre por qué en los viajes baratos a Montserrat en Catalunya en los que dan butifarrada, la empresa organizadora quiere siempre vender mantas eléctricas sea invierno o verano.
Juana es viuda, la pobre, con 58 años que tiene, hay que ver. Tiene una hija casada y su yerno trabaja en un chiringuito de Marbella. Juana tiene fotos con todos los famosos de medio pelo que circulan por allí, y orgullosa de ello.
Aunque es más joven que Paca, Juana ya no trabaja porque pidió la jubilación anticipada en la Telefónica de Soria. Estaba harta de que le cambiaran las extensiones de la centralita.
Su difunto marido, el pobre, era abogado en Herreros, Albacete, y claro, pasaban separados mucho tiempo, con lo cual Juana desconocía los casos que le encargaban a su Rogelio. Siempre pensó que resolvía crímenes y que salvaba a los pobres de la injusticia, pero el vivo de Rogelio se limitaba a preparar papeleos para bodas civiles.
Cuando el colesterol azotó la salud de su marido y lo dejó seco, Juana se dio a las pipas sin sal (tiene la tensión muy alta) y se refugió en Herreros, Albacete, para poner orden a los papeles de Rogelio. Ella sigue pensando que eso de “Por el poder que me otorga el Ayuntamiento de Herreros yo os declaro marido y mujer” es una especie de clave entre camellos que trafican con lo que ella siempre ha llamado “Marisa” (marihuana).
En fin, puestos en antecedentes, con Paca comercializando abarcas sin tira y Juana leyendo documentos de boda, podemos montar un bonito y bello encuentro.
Las dos van al mismo súper, ahí lo tenéis. Charla que te charlarás, Juana propone a Paca montar un “bufé libre” de abogados, a lo que Paca añade la posibilidad de traspasar la tienda de abarcas y convertirla en lo que será el conocidísimo “Paca y Juana asociadas, detectives de lo nuestro”.
Así empieza esta serie de dos señoras que un buen día se metieron a investigar cosas. El primer capítulo ya se me ocurrirá, sin prisas...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No me parece demasiado original: has oído hablar de los tópicos?

Ana Joven dijo...

Estoy segura que tú lo harías fenomenal, ¿pero sabes lo mejor? Que a mí me pagaban por escribir esta serie llena de tópicos y poco original... jaté!

Y A TI NOOOOO!!!!!

Venga colegui, un poco menos de sosería en los comentarios y hazte un blog, que es muy entretenido.

Un saludo.