jueves, 15 de mayo de 2008

Las aventuras de Don Huevito


HOY: LA HUEVO-FUGA HOLANDESA


El Día D y la hora H han llegado. Ana QUIERE cocinar tortilla para sus amigos... Prepara una linda mesa de flores y coloca sus ingredientes. Don Huevito NO ESTÁ DISPUESTO a dejarse batir, así que astutamente se hace pasar por Elvis Prestley bajo una piel de ajo...


Afortunadamente Ana no se ha percatado del sutil disfraz y sigue con lo suyo en la terraza preguntándose si el ajo se repite siempre o sólo a veces... La situación es cada vez más tensa... los amigos de huevito no imaginan que hoy es el día en que se bañarán en una piscina de yema y clara... La matanza es inminente...


De repente, un pájaro de madera para decorar plantas se rebela, alza el vuelo y salva a Don Huevito de su destino! Por qué? Sólo el Dios Pájaro lo sabe... Huevito vuela alto y claro (igual que habla), y hasta se pasa de largo, llegando así a un lugar desconocido... Nada como mirar el mapa...


DON HUEVITO ESTÁ EN AMSTERDAM!! Desconcertado y sin entender nada, intenta hacer como los oriundos y montar en bicicleta... un medio de trasporte demasiado grande y pesado para él... Así que opta por ir en bamba deportiva. ¿Qué nuevas aventuras deparan al huevo más intrépido de la docena? ¿Comerán tortilla estos holandeses? Y no menos importante... ¿Conocerá a una hueva maja maja??


Sigue las aventuras de Don Huevito, el huevo que se salvó de la tortilla sólo aquí, en Visión Gallina!!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Uffff, que alivio!

me alegro por Don Huevito, pero no puedo evitar pensar en sus hermanitos de cáscara....

espero que Anita decidiese que la cebolla se repite y/o que sus amigos tengan el colesterol por las nubes, de esta manera igual hacen una ensalada!

Un besito.
Sigo atenta a Amsterdam
Beti

Gallito dijo...

Me voy a asomar a la calle, miraré a ver quien me rodea de mis congéneres, y si puedo les iré saludando poco a poco.
Mi mamá me ha dicho que debo ser educado, que debo saludar con respeto a todos los vecinos y conocidos.
Me he tropezado con mis antecesores, los huevos, y siento nostalgia de ellos.
Así que mi primer saludo es para ellos.